Comedor franciscano de Tarija: 50 años alimentando pobres y necesitados

Las obras franciscanas en Tarija se remontan a mucho tiempo, destacan varias en educación, prensa y servicio social. Muchas ya no siguen pero algunas todavía se mantienen con el apoyo de la población tarijeña.

Nuevo Sur

El pasado viernes 15 de junio Nuevo Sur entrevistó al hermano David Alcalá, quien cumple la función de administrar los recursos para el comedor San Francisco (de la orden Franciscana en Tarija).
Alcalá destacó el servicio de caridad que brinda el convento de San Francisco a las personas que no tienen recursos para alimentarse, porque lleva más de 50 años ininterrumpidamente.
La orden franciscana ofrece un almuerzo a gente pobre y también en situación de calle. Por mucho tiempo el hermano José fue administrador del comedor y la señora Raquel Bejarano la encargada de la cocina. Entre los dos manejaban este comedor. En esa época la comida también se la llevaba a los procesados de la cárcel de Morros Blancos, junto con víveres y otro tipo de alimentos.

Horario de atención
El comedor ofrece almuerzo de lunes a viernes para 80 a 100 personas por día, entre ellos hay jóvenes, adultos, niños y otras personas que no viven en la ciudad de Tarija pero están de paso y carecen de recursos suficientes para permitirse una alimentación sostenida durante el tiempo que permanecen. No hay excepciones para quienes requieren un plato de comida.
Un grupo de personas también colaboran en esta actividad de caridad que brinda el comedor franciscano y lo hacen recaudando dinero que se destina a la compra de víveres, mediante bazares y otras acciones de recolección de alimentos de acuerdo con la necesidad del comedor. Se supo que varias comunidades del interior del Departamento hacen llegar sus donativos parroquia.
Reseña Histórica
En Tarija a fines del siglo XIX la devoción a San Antonio se institucionalizó por medio de la fundación de Obras Antonianas, como una recepción práctica de la doctrina social de la iglesia que buscaba dar respuesta a las nuevas situaciones sociopolíticas de la época.
Bajo esta dinámica en Roma los franciscanos fundaron la “Pía Unión” en 1894 para asumir acciones de servicio caritativo. El padre Sebastián Pifferi, misionero del Colegio de Tarija y comisario de los Colegios Misioneros gestionó la autorización del Procurador de la Orden, el P. Rafael Aurillac, para el “Pan de los Pobres” y la hoja de propaganda Antoniana.

Obras realizadas
Con dichas licencias, el año 1895 el sacerdote Lolli fundó las Obras Antonianas y un año después en 1896 el periódico Antoniano y siete años después, en 1903, la Librería.
Para el servicio católico de educación en 1910 se iniciaron las obras caritativas dirigidas a niños pobres y grupos de reflexión sobre temas sociales. En 1912 se fundó el colegio Antoniano y la escuela nocturna para los artesanos. En poyo al servicio litúrgico se inició en 1938 Hoja Dominical que hasta nuestros días es editada.
Cada 13 de junio celebramos lo que es la fiesta de San Antonio patrono de las Obras Antonianas, institución franciscana que se ha dedicado, desde fines del siglo XIX, a la acción social caritativa desde diversas acciones como la prensa con la librería, el periódico Antoniano, la educación en el Colegio Antoniano y la atención a los pobres desde el comedor de los pobres.
Varias de las obras del convento franciscano están a la fecha extintas, pero aun sostiene el “comedor para pobres” con un servicio interrumpido desde su creación.

Festividad
El padre Jesús informó que por motivo de las fiestas de San Antonio se realizó un almuerzo festivo para las personas pobres el sábado 16 de junio como todos los años.
El sacerdote hizo extensiva la invitación a los lectores de Nuevo Sur para que este año puedan participar haciendo llegar sus donaciones, ya sea en víveres, efectivo o prendas de vestir que abriguen a los necesitados, recordando las acciones caritativas del Santo que alimentaba a los pobres con pan.