Jorge Edwards presenta su último libro de memorias “Esclavos de la consigna”

Seis años después de la publicación del primer tomo de sus memorias, “Los círculos morados”, este miércoles el escritor chileno Jorge Edwards presentó la segunda entrega de este ejercicio de memoria, “Esclavos de la consigna”, al tiempo que donó su biblioteca.

En esta nueva obra, el escritor de 87 años cuenta lo que fue su vida en la mitad del siglo pasado, cuando todos, incluido él mismo, creían en la utopía socialista y se sentían esclavos de la consigna.

Sin embargo, a este discípulo confeso del escritor-filósofo español Miguel de Unamuno, de quien aprendió el “espíritu crítico y a dudar de todo”, su estancia en Cuba como diplomático y su trato con las embajadas del bloque soviético desde su puesto de responsable en el departamento de Europa Oriental en la cancillería chilena, le permitió “distinguir entre las apariencias, los gestos exteriores, los discursos protocolares y las realidades”.

“Aprendí a no confiar en aquello en lo que no había que confiar y a leer entre líneas”, dice de una época en la que estuvo estrechamente ligado al premio Nobel de Literatura Pablo Neruda.

“La gente creía que yo era secretario de Neruda”, contó tras admitir que fue su “amigo” y compartieron “güisquis y caminatas”.

“Mi mujer siempre me había dicho que si me convertía en su secretario se divorciaba” porque, aseguraba, “me iba a explotar miserablemente”, antes de contar que una noche en que fueron invitados por el poeta surrealista francés Louis Aragon, el autor de “Canto general” le dijo: “Estamos fritos: vamos a tener que ser inteligentes toda la noche”.

Deja un comentario